somos komvida

Komvida, con K de Kimono

Seguro que muchos de los grandes cambios de tu vida, al menos los existenciales, han nacido durante o después de un viaje. Lo mismo nos sucedió a nosotras con Komvida.

Komvida nació en un viaje a Japón, concretamente en un pequeño onsen al norte del país del sol naciente. Allí fue la primera vez que escuchamos la palabra Kombucha y la primera vez que nos pasó por la cabeza dejarlo todo y empezar un nuevo proyecto de vida. Y todo gracias a una encantadora viejecita, vestida con un elegante kimono, que nos contó historias apasionantes sobre los beneficios milagrosos de la Kombucha y cómo los samuráis se la bebían antes de las batallas. Y nosotras nos la creímos.

Desde esa noche, nos propusimos traer la Kombucha a España e introducir en el mercado de los refrescos una bebida muy distinta a todo lo existente.

Pero había un pequeño inconveniente; ¿cómo se hace para crear una nueva categoría de refresco, arrancar una fábrica con poquísimos recursos y luchar contra las multinacionales del sector? Y encima, mujeres, de pueblo, sin padrinos y sin contactos.

De vuelta a España, nos fuimos a nuestro pueblo natal, Fregenal de la Sierra (Extremadura), y cada una puso encima de la mesa todo lo que tenía ahorrado. Ya “solo” nos quedaba encontrar un sitio donde empezar, elaborar nuestra estrategia y lanzarnos al abismo.

 

kombucha-komvida somos kombucha

 

Como bien sabes, la mayoría de marcas que molan empezaron con dos hombres en un garaje programando delante de un ordenador. Komvida empezó con dos mujeres en un desván, lleno de scobys (una especie de alien de donde nace la kombucha), y tirando litros y litros de kombucha por un desagüe.

Tras meses de muchas pruebas, estudios e I+D, y viendo que era el momento de dar el siguiente paso, decidimos viajar a California. California es la meca de la Kombucha. Allí la gente ya la considera una bebida más. Después de varias semanas, conseguimos dar con lo que fuimos a buscar: la fórmula perfecta de nuestra Kombucha. Y nos volvimos.

A los pocos días, firmamos los papeles de nuestra empresa y decidimos establecer la sede y la fábrica de Komvida en Fregenal de la Sierra (Badajoz). En el pueblo que nos vio nacer, podríamos controlar de forma totalmente artesanal el proceso de elaboración de los tres sabores que actualmente tenemos en el mercado.

Por cierto, y para que nos sepas distinguir, Nuria (a la izquierda en las fotos) es ingeniera química, experta en fermentados, responsable del control de todos los procesos que intervienen durante el desarrollo de Komvida.… y mil cosas más imposibles de descifrar.  Yo, Bea, soy todo lo contrario, me encanta el márketing y la comunicación, me apasionan los nuevos proyectos y sobre todo sentarme en una mesa, negociar y conseguir acuerdos que parecían imposibles para una pequeña empresa como Komvida.

Y esta es la versión reducida de quiénes somos y cómo empezó todo. El resto de la historia se construye cada día y gracias, en gran parte, a ti.

Y por supuesto, cualquier duda que tengas, estaremos encantadas de responderte en: hola@komvida.com (también es muy probable que encuentres la respuesta en nuestro apartado de preguntas frecuentes).

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Mas información política de cookies.     ACEPTAR