La Kombucha: elixir milenario de la vida

Cuenta la leyenda que, hace algo más de 2000 años, fue la civilización china durante la Dinastía Qin, quien en búsqueda del tan ansiado elixir de la vida produjo por primera vez la bebida conocida como KOMBUCHA.

Sí, para todos los que creían que la kombucha era el último invento de Hollywood, están equivocado. Ya existía hace más de 2000 años y desde entonces se bebe en todos los lugares del mundo.

Se crea como bebida para emperadores y con el tiempo, y dado sus múltiples beneficios y efectos en la salud de los nipones y todos aquellos que la probaban se extiende su consumo y se populariza su producción.

Es la civilización china, precisamente, la más famosa por su búsqueda del elixir de la vida, y quizá no sea casualidad que la Kombucha nazca entre nipones. Gracias a la globalización y al estudio de las culturas orientales, sabemos hoy que ellos buscan en la naturaleza curas a enfermedades. Así, han descubierto y usado el ginseng, el té y muchos más recursos de la naturaleza para curar, pero sobre todo para no enfermar.

La preparación de la kombucha sigue un proceso de fermentación que da como resultado una bebida probiótica, con agradables burbujas y riquísimo sabor.

Entre los numerosos beneficios y efectos positivos que se han asociado a la kombucha, su consumo regular mejora el sistema inmunológico, es una gran fuente de antioxidantes y ayuda a la eliminación de toxinas; mejora la digestión y la flora intestinal, ayuda a la pérdida de peso y es energética.

Si quieres probar nuestra KOMVIDA ORGANIC KOMBUCHA, entra en nuestra tienda.